Hombre sujetado un volante de un coche

¿Es difícil aprender a conducir un coche?

Nunca es tarde para sacarte el carnet de conducir. No importa si acabas de cumplir los 18 años y te lo quieres sacar ya, o si lo has ido dejando y lo necesitas ahora. Llevar un coche es relativamente sencillo, más si te has sacado el Carnet B con un profesor adecuado. Contar con alguien que te enseñe las claves de la conducción y los mejores trucos es importante. Ir a la Mejor autoescuela es la mejor forma de asegurarte de que tendrás un buen profesor durante las prácticas de conducir, que te ayudará a superar el examen y los aspectos más problemáticos. Todo esto nos lleva a la gran pregunta: ¿Es difícil sacarse el carnet de conducir?

Carnet B: los principales obstáculos

Lo creas o no, los nervios son uno de nuestros principales obstáculos a la hora de sacarnos el carnet de conducir. Al principio es normal estar un poco nervioso, pues será la primera vez que te lances a conducir y tienes que acostumbrarte al coche, al tráfico y a la carretera. No es lo mismo ir de copiloto que al volante. Recuerda que el profesor te asistirá en la conducción. A medida que ganes experiencia al volante, los nervios irán desapareciendo y ganarás confianza en tu conducción.

Otro de los aspectos críticos al aprender a conducir es el manejo del embrague. Al principio cuesta cogerle el punto al embrague, especialmente a la hora de arrancar el coche cuando te detienes en semáforos o señales de STOP. Subir y reducir marchas son problemas relacionados con el uso del embrague que también te pueden dificultar el aprendizaje, pero a medida que vayas haciendo prácticas empezarás a dominar el embrague y evitarás que se te cale el coche. También puedes optar por el coche eléctrico ,es más fácil para sacarse el carnet de conducir, no tiene marchas y no se cala.

Finalmente está la cuestión de aparcar y la marcha atrás. Como en los casos anteriores, la práctica es el mejor aliado para superar estos obstáculos. Tendrás que familiarizarte con el uso del retrovisor y los espejos laterales. Cuantas más prácticas hagas, más fácil te resultará dominar estos aspectos, coordinar los pies para evitar movimientos bruscos del vehículo o conducir recto y sin salirte del carril.

¿Cuántas prácticas de conducir se necesitan para aprender a conducir?

Hay cierta leyenda urbana sobre el número mínimo de prácticas que necesitas para presentarte al examen de conducir. Lo que debes tener claro, es que la Dirección General de Tráfico no exige un mínimo de prácticas para presentarte al examen. Puedes realizar la prueba con una sola práctica o con 25, el profesor de autoescuela es el que te dirá si estás preparado o no para el examen. Cada persona tiene sus propios ritmos, habrá quienes necesiten más prácticas para acostumbrarse al volante y otros conductores que rápidamente dominarán el manejo del coche.

El interés por el mundo de los coches puede influir. Si eres una persona a la que siempre le han gustado los coches, seguramente tengas más facilidad para aprender a conducir que alguien que a quien no le interesa este mundo, pero que necesita el Carnet B para su día a día. Podemos hablar de entre 10 y 30 prácticas, aunque es muy raro que necesites completar tantas prácticas para acudir al examen. Eso sí, evita fijar de antemano un número de prácticas concreto, para no sobrecargarte.

En conclusión, aprender a conducir es fácil pero exige ser constante. Es algo que conseguirás con la práctica pero lleva su tiempo. Acudir a la mejor autoescuela te ayudará a contar con el apoyo de un buen profesor que te corrija y te ayude a progresar, pero recuerda que deberías seguir conduciendo una vez te saques el Carnet B. Es la mejor forma de progresar y de no olvidar todo lo que has aprendido en la autoescuela.

Avenida con mucho tráfico y semáforos. Lugar de examen práctico donde sacarse el carnet de conducir.